4 oct. 2010

Pedir perdón


Últimamente nadie pide perdón. Me cuesta creer que se trata de exceso de orgullo o poca costumbre, que viene a ser lo mismo, pienso yo. He de admitir algo, y es que cuanto más años cumplo, menos trabajo me cuesta, y no se todavía si eso es bueno o malo.

A medida que pasa el tiempo me voy dando cuenta de que las discusiones que generábamos o manteníamos hace años (me ha sentado esto mal de fulanito, dejo de hablarle, fulanita me ha dicho que fulanito me ha criticado etc)son las mismas que tenemos ahora, con la diferencia de edad y magnitud, obviamente.

Que no sirva de precedente, pero pedir perdón me ayuda a evitar que algo que no me gusta o empieza a cansarme, se alargue demasiado. Me explico: con peleas que ya empiezan a ser grotescamente absurdas me planteo si vale la pena continuar con ello, por lo general NUNCA vale la pena, porque el problema inicial era minúsculo y se ha ido haciendo más y más grande, como una bola de nieve, gotita a gotita, en fin... Es entonces cuando una bombilla en mí se enciende, analizo la situación, y como bien sabemos, dos no se pelean si uno no quiere, así que asumo mi parte de culpa sin depender de si el otro ha hecho o dicho algo peor que yo y directamente, pido perdón.

Esta expresión tan difícil de pronunciar resulta ser de las más sonoras y bellas, casi como el canto de una sirena, ya que en cuanto la oímos desprendemos un sentimiento de euforia y poder que casi se puede oler, como si oirlo fuese una droga estimulante.

A todo el mundo le gusta oir cómo le piden perdón, pero nadie (y me incluyo)se da cuenta a tiempo de que la gran, grandísima mayoría de veces, los dos bandos que están en guerra tienen la culpa. Normalmente uno descubre que también ha metido la pata cuando le dicen la susodicha palabrita.

No me he vuelto más tonta, y tampoco más ingenua, y no, no significa que pida perdón a la primera de cambio, al contrario, tardo mucho. Puede que esa palabra esté sobrevalorada, al fin y al cabo, parece que cuando se dice "lo siento" perdemos nuestro honor, o al menos decrece.

Ya es hora de que eso cambie...

No hay comentarios:

Publicar un comentario